Los comentarios a las entradas, cuyo autor no se identifique, serán eliminados del Blog.

martes, 12 de agosto de 2008

Mi Señor Sentenciado

Señor, que grandísimo orgullo poder ser tus pies madrugá tras madrugá, y ahí seguiré mientras el cuerpo aguante.