Los comentarios a las entradas, cuyo autor no se identifique, serán eliminados del Blog.

jueves, 7 de enero de 2010

Recuerdos (que poco quedaba para salir)


Hoy llegaba a mi correo este corte de audio, correspondiente a la entrevista que se le realizó a Pedro Ángel, por aquel entonces Hermano Mayor, poco menos de una hora antes de realizar nuestra primera salida.
Al oirlo, me han venido a la mente muchas caras, sensaciones, olores... no he podido menos que emocionarme.

7 comentarios:

Felipe Torres Villalba dijo...

Esa primera madrugá no la vivi directamente en el interior del templo junto a la mayoria de vosotros, pero si tengo el recuerdo emotivo que mi hijo mayor (Torres), ya estaba acostado, lo levante para ir a ver La Sentencia y cuando ibamos por Ramon y Cajal, se oian los sones de la banda y me dijo "papa estan tocando la marcha que nos gusta, corre..." esa marcha que nos gustaba a los dos era Señora. Vimos la procesion unas cuantas veces, mi hijo me apretaba la mano de la emocion. Al año siguiente ya era de la banda y esa sensacion que tenia hacia la cofradia me la transmitió. Ahora este año D.m. los dos seremos costaleros de nuestro Señor Sentenciado.
Saludos

Perikiyo dijo...

Diez años después de que tres niños comenzasen su andadura para cumplir un sueño, llegó la recompensa. Ese sueño se nos contagió a cientos de personas y, por fin, lo vimos cumplido ese día. Recuerdo muchas cosas de esa madrugá. Estuve llorando desde que entré bajo el paso hasta que dejamos atrás la plaza del Molino de Lázaro.
Costó mucho llegar a ese momento. Mucho trabajo, mucho sacrificio y mucho tiempo. Pero eso nos dio el aplomo suficiente para seguir haciendo las cosas bien, sin prisas, con pies de plomo.

Qué recuerdos.

Un abrazo en Cristo Sentenciado.

Pedro Ángel dijo...

Yo que voy a decir. Que tengo imágenes y recuerdos, de aquella noche, en mi mente que nunca podré olvidar.

Gracias a muchos que creyeron en aquel proyecto, se convirtió en una realidad que aún hoy sigue forjándose al amparo de Él y de Ella.

Este corte, junto con otros que llegarán, son historia reciente. Todo un lujo para una Hermandad que tiene un archivo fotográfico y documental como creo que pocas podrán tener. Pero además, tiene el lujo de poder escuchar el sonido de los primeros minutos de su primera procesión.

Un fuerte agrazo desde los jaenes y gracias a todos los que habéis logrado este sueño...

Alfonso dijo...

Hay veces que creo no haber nunca despertado de ese sueño en el que me sumergí aquella noche. Hay días que imagino que todavía estamos en aquella "intraquila" espera, continuamente imagino como será el momento en el que la Madre haga acto de presencia por la puerta de Santa Teresa.

¡Qué gran trabajo se llevó a cabo hasta ese momento! ¡Qué grandes satisfacciones nos produce sentir que todavía queda mucho por seguir construyendo! ¡Cuántas emociones se generan al pensar que ya queda menos para una nueva "madrugá".

Un abrazo.

Medina dijo...

Un rachear nervioso y asustado, el olor de la madrugá: madera e incienso, un silencio más poderoso que una plaza enmarañada de brillos emocionados y agitados ante tanta novedad y belleza... y el corazón en el limbo, en mi pecho, en mi cuerpo.

Y al final... cansado de tanto sentimiento.

Un abrazote, hermanos.

Irene dijo...

Mis recuerdos de aquella noche son vagos... los nervios hicieron que todo pareciera un sueño. Estos diez años se me han ido volando. Mezcla de nostalgia y emociones.
Para mí lo mejor... la gente, mi gente. Es el mejor patrimonio de nuestra Hermandad.
Os quiero mucho. Mucho mucho.

Anónimo dijo...

mis recuerdos de aquel dia empiezan con las primeras luces del día cuando nuestra banda entra en úbeda de regreso de berja, la gente cansada, adormilada; pero sin embargo en ese sueño intranquilo las comisuras de los labios se tuercen hacia arriba en una sonrisa timida de lo que la madrugado del viernes santo nos deparará. Despúes y antes de salir del autobus las últimas consignas para la noche: descansar todo lo que podaís, comed y cenar bien (pero quien podria comer bocado alguno) y a eso de las 11 quiero recordar nos vemos en casa de joaquin. El día se me paso como un sueño vivido desde fuera y la noche llegó deprisa y sin avisar. Pronto me vi vestido con el uniforme y andando hacia santa Teresa junto con mis compañeros y amigos de la banda, entre miradas ausente y excitadas por el momento. Luego entramos en la iglesia y desde ese momento hasta que nos llego la hora de salir mis ojos no abandonaron su mirada(creo que no recuerdo mucho mas de la hora santa salvo este detalle).
una vez fuera los nervios se acrentaron a cada paso que nos acercaba a nuestro lugar de partida, recuerdo la melodia de la marchas "sones de sol" y la certeza de que esa noche la banda tocaria como nunca. Y entonces salio el y la angustia, los nervios, la excitacion y un sin fin de sentimientos se desbordaron en forma de lágrimas que surcaban nuestras mejillas (aun no comprendo como pudimos sacarle nota alguna a la corneta, tambor o bombo).y el resto es algo que quedara de diferentes maneras en nuestros corazones.
Pd. se consiguio algo muy grande (y cada año que pasa se obra otra vez ese milagro) y estoy orgulloso de haber participado en ello.Ahora despues de los años, mi mujer y mi hija participan de esta madrugada magica y si ntro. señor en su sentencia y maria stma. de las penas asi lo quieren en el 2011 mi futuro hijo/a nos acompañara.
davidfm