Los comentarios a las entradas, cuyo autor no se identifique, serán eliminados del Blog.

miércoles, 4 de julio de 2007

Leyendas Cofrades ( El Abuelo)

La leyenda, piadosa leyenda o tradición tiene su encanto íntimo que trata de justificar su origen milagroso, el portento sobrenatural, diríamos, de su aparición. Leyenda que no es única, conozco al menos dos que tienen algún punto de coincidencia: el lugar donde se manifiesta, o casería de Jesús, aunque en la primera de ellas hay una variante menos difundida la cual dice que el lugar de la acción fue en un cortijillo que había próximo de la iglesia de la Merced. La casería de Jesús, cerca del puente de la Sierra, es una bella finca de olivar, cuyos dueños de entonces, dice la tradición, que vieron llegar una tarde a un hombre de edad con aspecto venerable, que al ver un grueso tronco de un árbol cortado que había a la entrada de la casa dijo:

-¡Qué hermoso Jesús se haría con él!

Y el recién llegado propuso que les llevaran el leño a una estancia apartada, y que pasado un día podrían contemplar el grueso tronco convertido en una imagen de Jesús Nazareno, siempre que le dejasen solo y no le interrumpiesen. Así se hizo y así transcurrió la noche y la mañana del siguiente día. Impacientes y curiosos, y no oyendo el menor rumor, el matrimonio y un mozo que tenían a su servicio, subieron hasta el desván, y al empujar la puerta que se hallaba entornada, encontraron la maravillosa imagen de Jesús Nazareno, hecha con toda perfección y primor. El viejo escultor había desaparecido y nunca volvió a saberse más de él.



La otra leyenda, menos conocida, pero no menos curiosa, es así como me la contaron:

En la cuadra de la referida casería de Jaén, cierta noche, una bestia que se hallaba asaz inquieta y revuelta, dio una coz en la pared que había frente a los pesebres, apareciendo entonces ante la vista del asombrado mulero, que había entrado con un candil a echarle un pienso a los animales, una habitación cuya existencia se ignoraba por los habitantes de la casa de campo y molino aceitero. Dentro de aquella estancia insospechada se encontró la maravillosa imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que estaba desnudo y sólo tenía puesto un sudario o paño de pureza. Junto a Jesús había una pequeña lámpara de plata que se conservó hasta 1936.

En ambas leyendas o tradiciones se dice que la portentosa imagen de Jesús Nazareno con la cruz a cuestas, fue trasladada al convento de Carmelitas Descalzos. Desde luego, en todos estos relatos hay un hecho cierto, y es que la casería de Jesús perteneció a los Carmelitas Descalzos, en cuya casa tenían un molino de aceite, con su prensa de viga y tinajas, conservándose todavía una puerta con el escudo de la orden tallado en su centro. Quizá era a veces residencia de los frailes que evangelizaban aquellos parajes y los de Puerto Alto.