Los comentarios a las entradas, cuyo autor no se identifique, serán eliminados del Blog.

domingo, 7 de junio de 2009

La Esperanza se paseó por Sevilla

¿Cómo tansmitir lo que vivimos el sábado 6 de junio?
A las 23:00 aún me encontraba en La Barrosa, cogí el coche y con un "ten cuidado" de mi mujer ( infinita paciencia la suya) me encaminé hacia Triana.
Cuando llegué sobre las 0:30 la comitiva iba aún por Plaza Nueva, así que me dio tiempo a aparcar, reunirme con mis amigos e ir a Reyes Católicos a Verla.
Debo confesar que no me gustó mucho el andar que llevaba por este tramo, iba llevada por la cuadrilla del Señor y la altura de los costaleros se dejaba notar en el movimiento del palio.

En la entrada al puente la gente de Triana le dejaba claro su fervor.

Lento y majestuoso el transitar por el puente, aún sobre los costales de los "grandes" del Señor.

A la altura de la Capillita del Carmen entró de relevo de nuevo "su" gente, y la verdad es que se notó.

Y aquí la dejé,despidiéndose del Altozano con una revirá hacia San Jorge( eran la 6:00), para volver al lado de mi sra.

Me consta que el resto del grupo que se quedó disfrutó de lo lindo con la recogida.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Molina:
Luego os comentaré algo más, de momento deciros, que ha realizado su entrada a las 11:30 de la mañana. Si, como lo estáis oyendo, con seis horas de retraso con el horario establecido.
Mañana os contaré más, voy a ver si descanso un ratito.
Un saludo de Esperanza

Anónimo dijo...

impresionante!!!sin palabras me quedé!!!
pablo

Desde la UJA dijo...

Que envidia sana me dais...!!

Tuvo que ser todo un lujazo ver a la Esperanza!!

un abrazooo señores!!!

Anónimo dijo...

Molina
Intentaré ser breve, aunque con todo lo que vivimos y vimos, es complicado, una pequeña crónica.
Desde primera hora de la tarde, nos atrapó la incertidumbre, la lluvia hizo aparición y el retraso pasaba de media hora a dos horas.
Nos desplazamos para la S.I. Catedral, donde tras esperarla como una hora y media, vivimos un primer encuentro impresionante.
Tras ver a la señora por primera vez en la noche, nos desplazamos a Triana buscando llenar el buche para aguantar toda la noche, pues si salia dos horas tardes, esas dos horas serian el retraso en la entrada, más el retraso habitual, vamos que nos poníamos, en nuestras suposiciones, cerca de las 8 de la mañana.
Pues muy bien, tras la cena y algo de flamenquito decidimos ir en su busca, tras ver el retraso con el que iba. Nos encontramos con ella en Reyes Católicos, a la salida de Calle Zaragoza. Un par de marchas, con sus problemas, que ya ha comentado José Carlos, y algo pesado. Pero de nuevo se vivió un momento maravilloso al compás de la magnífica banda de Santa Ana de Dos Hermanas.
Tras esto nos encaminamos al Altozano para recibirla en su barrio.
No hizo su entrada en Triana hasta las 5:30 aprox. de la madrugada, durante este tiempo de espera tomamos un café, con palmera de chocolate, como está mandao.
Encuentros en el Altozano con amigos, abrazos y comentarios, emociones y vivencias de lo que ya se había visto.
Y por fin llego a su barrio, cambio de cuadrilla, oraciones que se hacían canto de sevillanas, sones de coronación, campanilleros y luces para darle la bienvenida de nuevo a su barrio.
Calle San Jorge a las 6:00 horas, Callejuela de la O, recuerdo a la corporación de la calle Castilla.
Este fue el momento que decidimos irnos a descanar un ratito.

Continuará....

Perikiyo dijo...

Moli, sería aconsejable que escribieras tú el texto del blog. Tienes madera de cronista, gachón.

Anónimo dijo...

Molina:
Aún con mi corazón en la calle Pureza, vamos a por la segunda y última parte.
Como dijimos, nos fuimos a casa a descansar un poquito, merecido lo teníamos.
A las 6:35 estábamos encamados o ensofados, pero caímos igual. Mi humilde morada no da para más.
Mis ojos se abrieron a eso de las 7:50, en un primer pensamiento pensé, me doy la vuelta y sigo, que estoy destrozado, pero luego en un segundo, (pensemos siempre las cosas dos veces), me dije, cuando voy a tener la oportunidad de ver a la Reina de Triana en una mañana. Pegue un salto, me di un chuleo, desperté al personal, José Miguel, Manolo y mi hermano, este último se quedo acostadito un ratito más.
Vámonos, ya en la calle la tranquilidad de Pagés del Corro era ciertamente sospechosa de que la procesión hubiese finalizado, pero un músico en la puerta de la Estrella nos dio la maravillosa noticia, está en Rodrigo de Triana. Instintivamente salió de los tres un ole de alegría.
Nos plantamos en la cola del palio y entre los músicos en unos segundos, mirándonos y emocionados por lo que nos quedaba por vivir aquella mañana.

Un ratito tras ELLA, y en la primera calle a la derecha que nos metemos, para atajar y esperarla de frente. Como teníamos que pasar por delante del bar la Cañera, junto a la capilla de los marineros, decidimos pararnos a tomar un chocolate con churros, bueno, tampoco nos dieron más opciones, solo servían chocolate con churros.
Tras el este primer desayuno, nos fuimos en busca del palio, y en la calle Pelay Correa intersección Torrijos, nos plantamos, entre familias que la esperaban y la cuadrilla que tenia relevo en ese mismo punto.
Pues nada, que la Señora se nos viene encima, las emociones allí vividas indescriptibles, aunque más apretaos que una lata de sardinas, pero su belleza lo inundaba todo, y nada importaba.
Atajamos por calle Torrijos, saliendo de nuevo a Pureza, y nos apostamos en la Casa de las Columnas, para verla venir por Vázquez de Leca.
Allí, nos dio tiempo a saborear los momentos pasados, descanar un ratito incluso fumarnos un cigarrito que nos supo a gloria, ¿verdad José Miguel?
………………………….

Anónimo dijo...

Molina:
Pues nada, ahí que llega ELLA, con Esperanza de Triana Coronada, Santa Ana la esperaba, y no faltó a si cita, pues su Hijo llevaba solo algo más de una semana. Saludo en la puerta de la Catedral de Triana, y como no, levantá del muo.
Yo pensaba que nunca viviría ese momento, y eso si fue un regalo.
Revirá para salir del Saludo, petalada al son de algo que nunca habíamos escuchado, una parte de un villancico, más sorpresas que nos deja un poco sin palabras. Revirá para enfilar calle Pureza, una marcha y otra, otra enorme petalada y un ahí queó.
Nosotros no nos íbamos a quedar ahí, claro que no, seguimos con la banda, y en una de los descansos de la reina, con cierta habilidad nos metemos en la acera de la derecha para acercarnos todo lo posible a la entrada, Manuel que tira para adelante con destreza, y ya casi en a unos metros de la puerta de los marineros, pasada calle Torrijos, nos cruzamos para ver la entrada de frente, y ese huequecito que nos estaba esperando, mejor imposible.
El sol apretaba, el calor hizo mella, y la Esperanza que avanza por Pureza entre ovaciones, piropos y aplausos.
Llega mi hermano y mi cuñá, ya decía yo que nos estuviesen ya por allí.
Pues nada, que llega, marchar trianeras, las puertas se abren, y ese palio que pasa un poquito de largo de la puerta, como no queriendo entrar aún.
La última levantá, giro de 270º, saludando a todos los allí presentes, comienza a entrar, primero la cola, entran los baras de palio traseras, ya se acaba, más de medio palio está dentro, su rostro se nos pierde bajo el dintel de la capilla, las ultimas baras y la candelería, suena la marcha real.
Ya está dentro, Pureza llora, triana está triste, su Hijo espera a su madre en Santa Ana.
Toda la calle rompe en un interminable aplauso, intentan cerrar las puertas, pero, deciden dejarlas abiertas para que la gente se despida de ella.
Y como detalle, la maravillosa ovación que se rinde a la banda, pues tras catorce horas y diez minutos, es admirable, la banda de Santa Ana sale de allí a paso de tambor, los aplausos siguen, la gente no se va pues la Esperanza sigue escuchando las últimas suplicas, ruego y gracias de sus hijos.

Pues nada, ya todo ha finalizado, son las 11:30 aprox. y en la puerta de la capilla, aún con cientos de personas, vislumbramos a amigos de Úbeda, todos nos reunimos y ya con todo acabado nos vamos para el segundo desayuno, como no, donde siempre desayunamos cuando nos juntamos en Triana, en el Faro de Triana, en el rio.
Mollete de jamón y cafelito, conversación y un día maravilloso.

¿Quién pide más?

Desde la UJA dijo...

Molinaaaa!!si lo sé no leo tus comentarios...que me has puesto los dientes más largos todavia...

Gran día por lo que veo...

Anónimo dijo...

Se paseó pero de pena. El palio no andaba ni a la de tres. Pésimo. Una pena para una Hermandad de esa categoría; dejó mucho que desear.
En situaciones com esta se demuestra donde está la verdadera categoría. lamentable.
Un saludo.

Agustin dijo...

No creo que lo que se vivió aquel día tenga la calificación de lamentable. Dicen que la miel no está hecha para la boca del asno, y, desde luego solo Triana tiene estas cosas. La Esperanza estuvo en la calle el tiempo que tuvo que estar, lo que quiso la gente que estuviera. Recordemos que lo que vimos fue una "salida Extraordinaria por el XXV Aniversario de la Coronación" y no una Estación de Penitencia.

Gracias a Dios hemos podido disfrutarlo