Los comentarios a las entradas, cuyo autor no se identifique, serán eliminados del Blog.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Conociéndonos


Nombre: Manuel Madrid Delgado.

Nacido en: Úbeda, domingo 4 de enero de 1976.

Hermano de: Jesús Nazareno, Virgen de Guadalupe y Cristo de la Noche Oscura.

¿Cuando comenzó su andadura cofrade?
Cuando nací. Mi abuelo paterno, que murió unos meses antes de nacer yo, había sido trompetero de Jesús. Mi padre era por entonces hermano protector de la Cofradía. Soy hermano de Jesús desde el 15 de mayo de 1976.

¿Qué recuerdo guarda de aquella época?
De aquella época, evidentemente, ninguno. De los años inmediatamente posteriores, algunos recuerdos muy ligados a la cofradía de Jesús: ir con mis padres a Santa María el Jueves Santo por la tarde y ver la mesa petitoria de Jesús en el claustro, el guión reuniéndose en la Plaza Vieja, en la casa de Andrés Carlos Martínez de las Peñas, un año que llovió y no salió Jesús y se quedaron las túnicas colgadas... Y luego, pues supongo que recuerdos de todos los que fuimos niños a finales de los 70 y comienzos de los 80: estrenar algo el Domingo de Ramos, las pelotas blancas, el arrezú, el querer ver todas las procesiones muchas veces, el ver la Procesión General en el balcón de mi abuela paterna, en la calle Nueva...

¿Actualmente cómo participa en la Semana Santa?
Soy Secretario de la Cofradía de Jesús, con lo que ello implica, aunque supongo que ni por asomo soy el mejor y más comprometido secretario que la cofradía haya tenido. Salvo participando en las procesiones de Jesús y de la Noche Oscura, en el resto me limito a ser un espectador más, cada día más selecto, eso sí, por lo que ya no me produce ningún conflicto el no ver algunas cosas de la Semana Santa, que o bien no me gustan o bien me cansan demasiado.

¿Cómo ve el mundo cofrade actual?
Demasiado pomposo, demasiado atento a lo externo y muy poco centrado en algo que es esencial para el momento del mundo y de la Iglesia, y que no es otra cosa que la reflexión sobre la propia condición problemática del creyente. Creo que lo que hacemos y practicamos se corresponde poco con lo que decimos ser y enseñamos en Semana Santa. En lugar de seguir rizando y barroquizando lo de afuera debieramos comenzar a mirar hacia adentro, no sea que de tanto mirar lo externo acabemos convertidos en puro cascarón, y algo de eso ya hay, aunque prefiero no seguir por aquí.

¿Qué cree que falta y qué cree que está de más?
Creo que algo ya he respondido en la pregunta anterior. Falta compromiso reflexivo y sobra pompa, circunstancia y tanto acto sin sentido que se convoca para cuatro gatos. Menos cosas pero con sentido, porque creo que ahora hay muchas cosas destinadas sobre todo a satisfacer a determinados grupos de hermanos. Y tampoco quiero seguir por aquí.

¿Alguna anécdota que le haga esbozar una sonrisa?
Lo más gracioso y lo más tierno que he visto en Semana Santa es al bueno de Pepe "El Loro" un Viernes Santo que llovía a mares esperando en la casa de Antonio Biedma a que se formase el guión de Jesús para la Procesión General... Luego, me procude mucha ternura el recordar a mi hijo el pasado Viernes Santo, vestido de penitente, en la cabeza de la procesión de Jesús y afanado en echarle el guante a la campanilla. Y es para reírse a carcajadas el amigo Marcos Expósito, que el día antes del último pleno de la Unión se me acercó casi para darme la enhorabuena... ¡porque iba a ser el próximo Pregonero!

¿Cómo se ve dentro de unos años?
En los años más cercanos, retirado de cargos y compromisos cofrades. Como un hermano más de a pie, que se viste su túnica el Viernes Santo, sale en la procesión y se acabó. Después, posiblemente haya que explorar otras cosas y vivir otras vivencias, aunque sí tengo claro que no me gustaría faltar nunca a mi cita conmigo mismo (Juan Pasquau dixit) del Viernes Santo. Ese día, esos momentos de la salida de Jesús y de la procesión de la Virgen de la Soledad, me gustaría conservarlos siempre. El resto, sinceramente, cada vez comienza a darme más igual.


Fotografía:R.Merelo

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo es respetable,pero ser de Ubeda,hermano de tres hermandades de nuestra Semana Santa,y decir que aparte de Jesus y la Soledad, lo demás le aburre... No.... Mejor callarse y no entrar en el juego,y no por falta de ganas eso que quede claro. Un saludo a TODAS (a mi no me aburre nada de nuestra Semana Santa)nuestras Hermandades de Ubeda.

Anónimo dijo...

Muy buen blog , te felicito .

Manuel Madrid Delgado dijo...

Creo que no me he explicado bien, y en cualquier caso en ningún lugar de mi entrevista digo que abuerre algo de la Semana Santa. Simplemente digo que no la vivo con la mismo pasión que antes, cuando no concebía estar en mi casa con un buen libro mientras en la calle había una procesión o cuando no concebía poder irme fuera de Úbeda en Semana Santa. Ahora eso sí es una perspectiva, que no digo que se cumpla, pero sí que está ahí, y lo único que señalo es que las dos cosas que me siguen llamando con una fuerza irresistible son Jesús y la Soledad, y posiblemente la Sentencia de regreso, algo tan íntimo y hermoso... Seguramente el problema no es de la Semana Santa, sino mío, que conforme me voy haciendo mayor me hago más comodón y no me siento capaz de resistir en una acera el paso lentísimo de una procesión mientras hay tantas cosas que hacer. Me gusta salir a la calle en Semana Santa, claro está, pero hay días en los que no me importa salir lo justo y hay algunas cosas de la Semana Santa actual que me chirrían y como no me gustan, pues si no las veo no me pasa nada. Cada vez soy menos fanático de menos cosas, entre ellas de la Semana Santa, y supongo que no hay nada de malo en eso y desde luego estoy absolutamente convencido de que nadie tiene derecho a sentirse molesto por eso, porque no tengo ninguna obligación de que todo me guste como al que más.
Saludos y, desde luego, disculpas si alguien se ha sentido molesto.

Medina dijo...

Amigo Manuel, te estás "aburguesando".

Felices vísperas.