Los comentarios a las entradas, cuyo autor no se identifique, serán eliminados del Blog.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Conociéndonos

Nombre: Rafael Garzón Ruiz, Rafa para los amigos.

Nacido en:
Úbeda, un 2 de septiembre de 1980.

Hermano de: La Expiración y La Columna (desde que me casé)

¿Cuando comenzó su andadura cofrade?:
Al más puro estilo local, soy cofrade como ubetense. En mi juventud era el típico niño que se hacía tambores con cajas de zapatos y andaba incansable de un extremo al otro formando procesión con mis hermanos y primas, crecí comiendo puritos (de los de verdad). Vi nacer la Gracia. Era capaz de estar horas en la Joyería de mi tío Antonio Ruizma mientras me contaba mil y una aventuras de los costaleros. Mi tío Antonio y mi tío Salva son los que me hicieron cofrade y costalero, apenas desfilé en los corros de niños porque mis tíos tenían para mí un sitio de privilegio a su lado mientras dirigían el palio de María Santísima de los Dolores, de pequeño me tragué miles de ensayos y conviví tanto con los costaleros que soñaba cumplir con dieciocho años para poder ser uno más de ellos. Hoy en día me siento orgullosísimo de poder ser la cabeza visible de ese grupo humano.

¿Qué recuerdo guarda de aquella época?
Además de lo que te he contado antes recuerdo con especial cariño la traca del borriquillo, mirar sorprendido la hermandad de la Noche Oscura que no lograba entender, agarrarme a la pierna de mi madre cuando le veía la cara a Judas en la subida por la corredera de la Santa Cena. La ropa nueva de los Jueves Santo para salir a ver la Oración. Los enfados con mis padres porque yo no quería visitar sagrarios ¡quería ver a la Columna y a la Humildad! Los nervios del Viernes Santo poniéndome la túnica. Las discusiones con mis padres porque no me dejaban salir en la General. Yo que sé... recuerdo tantas cosas...

¿Actualmente cómo participa en la Semana Santa?
Van para 12 años los que llevo en la directiva, y creo que me quedan muchos más. Llevo 13 años en la cuadrilla de costaleros, en la actualidad soy vocal de costaleros y capataz del palio de María Santísima de los Dolores. Procuro participar en todos los actos de la hermandad, amando por encipa de todo su septenario y el canto de "Los Dolores". En Semana Santa soy más de andar tras las procesiones que de bares.

¿Cómo ve el mundo cofrade actual?
Lo veo como el catolicismo en general "pasado de moda", no veo jóvenes con la ilusión que los de mi generación tenían. Hoy en día se prefiere cualquier cosa que el trabajo altruista en una hermandad o en cualquier otro colectivo. Creo que estamos pasando un bache del que será difícil salir. A persar de eso pienso que los pocos que quedamos somos gente con fuerza, y con más preparación y con más ganas de perfeccionar y hacer que la Semana Santa se vaya adaptando a los nuevos tiempos.
En cualquier caso estoy seguro de que el mundo cofrade hace mantener mas viva la fé católica en gran parte de la sociedad.

¿Qué cree que falta y qué cree que está de más?
Le falta el empujón de las nuevas generaciones, la respuesta social a muchos de los actos que se organizan.
Está de más el abuso que se hace en ocasiones de las cofradías, no podemos estar con nuestra bandera y con nuestro báculo en todos los actos y procesiones ajenas a la Semana Santa que se organizan. A veces se nos quieren adjudicar "obligaciones" que las hermandades creo que no tienen.

¿Alguna anécdota que le haga esbozar una sonrisa?
Tengo muchas. Una de las más recientes fue en un ensayo de costaleros. Tenemos la costumbre en nuestra cuadrilla de hacer una sencilla cena de hermandad en la que cada costalero aporta algo de comida para ponerla en común. Ese día, estaba yo hablando con un costalero novato sobre costales, y le pregunté: "¿Te has traído la morcilla?" (Refiriéndome a la morcilla del costal) y me contestó: "Sí"; volví a preguntarle "¿Como és? ¿Más larga, más corta, más gorda, más fina?; y ni corto ni perezoso me contestó: "¡Yo que sé! ¡De Peal! (Refiriéndose a la morcilla que había traido para nuestro tapeo posterior). El muchacho era nuevo y no sabía a qué me estaba recibiendo, la carcajada de los que estaban alrededor fue general.

¿Cómo se ve dentro de unos años?
El día que no pueda ser costalero y no cuenten conmigo para ser capata trateré de estar lo más cerca que pueda de la Virgen, aunque sea de pertiguero. Pero sobre todo me veo criando hijos cofrades, tal y como hicieron conmigo. Seguramente también seguiré leyendo tu blog José Carlos. ¡Un abrazo!

Fotografía: Cruz de Guia

3 comentarios:

Anónimo dijo...

el gran romantico en el noble oficio del martillo.cuando todo es una pega,incovenientes,molestias y adversidades rafa agarra su martillo llama a su hermano patero,y eleva su voz para alzar al cielo al MOTIVO por el cual él y treinta y pico romanticos mas se reunen en la explanada para echar un ratito de ensayo y asi robarle un dia al calendario que les llevara a ese mediodia magico.Largo es el camino hasta poder bajar la lonja para que se mezcle lo humano y lo divino,el pasado y el presente.Poco o casi muy poco se tiene encuenta a esta cuadrilla(aprovechando que este es un blog de costaleros) y quizas sea donde con mas intensidad,con mas fuerza,con mas agonia se viva cada paso,cada revirá,cada levanta,en definitiva donde se haga mas patente lo que es ganarse a precio de sangre el honroso titulo de costalero.
Conocer a este chico es una pasada,conocerlo y acompañarlo un Vieres santo.......ahí quedó hermano.ea

Medina dijo...

Tu perseverancia, acompañando los problemas con la ilusión de poder resolverlos hacen de tí un modelo a seguir, amigo Rafael. Eso y los grandes corazones que te rodean.

Felices vísperas.

Anónimo dijo...

No veas como me emocionan estos dos comentarios, ¡Gracias Medina! y ¡Gracias anónimo! aunque me imagino quien eres...

Un abrazo a todos,
Rafa.